Salud

Beneficios del miswak para los dientes y cómo utilizarlo

¿Cómo puede deshacerse de su «sonrisa rígida» y sonreír con confianza cuando se encuentre con gente? He aquí una respuesta insólita para esa pregunta. ¡Puedes hacerlo masticando palitos! ¿No te lo crees? ¡Es realmente así!

Estos «palitos masticables» que pueden ayudar a mantener una buena salud bucal se llaman miswak.

¿Qué es el miswak?

El miswak o siwak es una ramita para limpiar los dientes que se utiliza desde hace más de 7000 años. Esta ramita se fabrica a partir del árbol Salvadora persica. El miswak es básicamente un palito del tamaño de un lápiz, de 15 a 20 cm de largo y de 1 a 1,5 cm de diámetro, procedente del Arak (Salvadora persica) o árbol del cepillo de dientes. Estos palos son populares en muchos países árabes, India, Pakistán y partes de África.

Pero, en zonas donde no está disponible, también se pueden utilizar palos de otros arbustos o árboles locales como el naranjo (Citrus sinensis), la lima (Citrus aurantifolia) y el neem (Azadirachta indica) como ayuda para limpiar los dientes.

A pesar del extendido uso del miswak desde la antigüedad, se ha prestado muy poca atención científica a sus efectos beneficiosos para la salud bucal.

Beneficios del miswak

Los estudios han demostrado que el uso de palos de miswak es más beneficioso para la higiene bucal que el uso de cepillos de dientes. Se demostró que el uso correcto de miswak era más eficaz que el cepillado de dientes para reducir la placa y la gingivitis.

Posee variedad de componentes naturales

El miswak está compuesto por distintos componentes. Entre ellos, sílice, ácido tánico, resinas, bicarbonato sódico, alcaloides, aceites esenciales, vitamina C, calcio y flúor. Estos componentes tienen sus propias funciones que hacen que el miswak sea útil.

  • El sílice actúa como material abrasivo que elimina las manchas y los depósitos de la superficie dental.
  • El bicarbonato sódico tiene efectos abrasivos y germicidas suaves.
  • El ácido tánico tiene un efecto astringente sobre la mucosa.
  • Las resinas cumplen una función física y forman una capa sobre el esmalte que lo protege de la acción microbiana.
  • Los alcaloides tienen efectos bactericidas y estimulan la encía.
  • Los aceites esenciales tienen efectos antisépticos y estimulan el flujo de saliva.
  • La vitamina C contribuye a la cicatrización y reparación.
  • Los iones de calcio y flúor favorecen la remineralización de la estructura dental y tienen una leve acción antibacteriana.

Combate eficazmente la placa

El miswak tiene sustancias que poseen propiedades inhibidoras de la placa y antibacterianas contra varios tipos de bacterias cariogénicas que se encuentran con frecuencia en la cavidad bucal. De este modo, se inhibe el crecimiento y la producción de estas bacterias.

Previene las enfermedades de las encías

El uso de miswak no sólo combate la placa, sino que también previene las enfermedades de las encías. Los alcaloides presentes en el miswak ejercen un efecto bactericida y una acción estimulante sobre la encía. Puede reducir la inflamación gingival.

Promueve dientes más blancos

La presencia de sílice es una de las razones por las que el uso de miswak puede hacer que los dientes sean más blancos. El sílice actúa como material abrasivo para eliminar las manchas de los dientes, haciéndolos más blancos. Las resinas que se encuentran en el miswak forman una capa protectora alrededor del esmalte y lo protegen contra la caries.

Cómo usar el miswak

  • Mastique un extremo de la ramita y deténgase cuando haya dejado al descubierto medio centímetro de la madera que hay debajo. Escupa la corteza.
  • Mastique el centro hasta que se ablande y forme cerdas. Que se ablande hasta formar cerdas fibrosas.
  • Lo ideal es no utilizar el miswak con dentífrico ni ningún otro producto dental, aunque puede utilizarlos si lo desea. Tradicionalmente, basta con sumergir el extremo de las cerdas de la ramita en agua para que el miswak no se seque por completo.
  • Sujeta la ramita de miswak y cepíllate los dientes moviendo suavemente el extremo de las cerdas hacia arriba y hacia abajo, restregando la superficie. Cepíllate los dientes desde todos los lados. No ejerzas una presión excesiva.
  • Asegúrate de cortar las cerdas una vez desgastadas con un cuchillo o con tus propias manos.

Así que, ahora que ya conoces los beneficios del miswak y cómo utilizarlo, ¿por qué no lo pruebas y corres la voz con tu sonrisa?