Salud

Consejos para una limpieza natural del colon desde dentro hacia fuera

Dado el gran número de toxinas que encontramos a diario, desde los pesticidas en nuestra comida hasta los gases de escape en el aire que respiramos, limpiarnos desde dentro hacia fuera es una necesidad. Sin embargo, la limpieza del colon no es un concepto nuevo. Los antiguos egipcios y griegos creían que los alimentos no digeridos en el colon producen toxinas que entran en el torrente sanguíneo y envenenan el cuerpo (autointoxicación), causando enfermedades. El Ayurveda también suscribe una creencia similar.

Si tienes problemas digestivos y quieres probar la limpieza de colon, aquí tienes algunas opciones naturales que puedes probar. Hemos cubierto una gama de opciones, desde las relativamente suaves hasta algunos procedimientos invasivos. Tenga en cuenta, sin embargo, que puede necesitar consultar a un profesional antes de probar opciones como el basti o los enemas.

Manténgase hidratado

La forma más sencilla de mantener el colon limpio es asegurarse de tomar suficientes líquidos. Esto evitará que la materia fecal se vuelva dura y seca. Esto no significa que deba beber litros de agua. La mayoría de los adultos sanos necesitan entre 6 y 8 vasos de líquido al día, así que concéntrese en conseguirlo. Tampoco es necesario que te limites al agua. Además de agua, beba una variedad de líquidos como leche, zumos de frutas e incluso guisos y sopas.

Haz un ayuno de líquidos

Evitar los alimentos sólidos durante un par de días puede ayudar a limpiar el sistema digestivo. Pero asegúrese también de evitar los refrescos y el alcohol. Limítate a tomar zumos de frutas y verduras que te aporten nutrientes. Según las ciencias alternativas como el ayurveda o el Unani, esto no sólo limpiará tu colon sino que eliminará las toxinas de todo tu sistema.

Toma té de hinojo

El té de hinojo puede ayudarte a desintoxicarte ya que tiene un efecto laxante y puede estimular la movilidad gastrointestinal. Los herbolarios también creen que el hinojo puede ayudar a eliminar las toxinas de los riñones y el hígado.

Tomar una taza de té de hinojo tres veces al día puede ser beneficioso. Para preparar la infusión, se debe poner a remojar 1 cucharadita de semillas de hinojo en 2 decilitros de agua hirviendo durante 3-5 minutos.

Beba té de sen

El sen es otro laxante a base de hierbas que puede utilizarse para la limpieza del colon. Se deben remojar 1-2 g de hojas de sen durante unos 10 minutos en agua caliente para preparar un té que se puede tomar dos veces al día. Una vez más, recuerde que no debe utilizarse a largo plazo. También debe consultar a su médico antes de usar el sen si tiene un historial de enfermedades inflamatorias del intestino o de obstrucción intestinal.

Pruebe el zumo de ciruelas

Las ciruelas pasas también se han utilizado tradicionalmente por su efecto laxante. De hecho, un estudio descubrió que beber 125 ml de zumo de ciruelas pasas dos veces al día era eficaz para combatir el estreñimiento leve. Esto podría deberse a sus altos niveles de sorbitol, un alcohol de azúcar que se digiere lentamente, produciendo un efecto laxante. El estudio también descubrió que, aunque el zumo de ciruelas pasas funcionaba como laxante, también aumentaba la flatulencia. Así que no te pases con este remedio.

Tome psilio y otros alimentos ricos en fibra

El psilio es una fibra soluble que proviene de las semillas de la hierba Plantago ovata. Cuando entra en contacto con el agua, se expande y aumenta el volumen de las heces. Esto facilita la evacuación de las heces y alivia el estreñimiento. Pero recuerda que el psilio debe tomarse con suficiente agua. De lo contrario, puede hincharse y causar una obstrucción en la garganta o en los intestinos.

Ingerir entre 25 y 30 gramos de fibra al día también puede ayudar a mantener el colon limpio, ya que abulta los desechos y contribuye a la regularidad de los movimientos intestinales. Por ello, asegúrese de añadir a su dieta otros alimentos ricos en fibra, como zanahorias, brócoli, judías, frutas frescas y cereales integrales. Si su dieta ha sido baja en fibra, aumente su consumo lentamente para evitar los gases.

Tome probióticos

Los probióticos son microorganismos buenos para la salud en general y para la salud intestinal en particular. Sirven para dos propósitos cuando se trata de la limpieza del colon. En primer lugar, estas bacterias buenas pueden ayudar con la digestión y combatir los patógenos que causan enfermedades, expulsando así las toxinas de su cuerpo y dándole una desintoxicación automática. En segundo lugar, la mayoría de los remedios de limpieza de colon también pueden eliminar estas bacterias buenas, como demostró un estudio sobre el efecto de la limpieza intestinal preoperatoria en las bacterias intestinales.

Por lo tanto, si está probando otras opciones de limpieza, tomar probióticos puede ayudar a restablecer las bacterias intestinales beneficiosas. Los alimentos fermentados, como el yogur, contienen probióticos de forma natural y pueden ayudarte a conseguirlo. Incluso puedes hacer tus alimentos probióticos en casa.

Consumir aceite de ricino

Aunque la idea de consumir aceite de ricino puede resultar poco atractiva para muchos, se trata de un remedio milenario para el estreñimiento. Los estudios realizados en adultos mayores muestran que el uso de paquetes de aceite de ricino puede mejorar los síntomas del estreñimiento y aliviar el esfuerzo durante la defecación. El ácido ricinoleico del aceite ayuda a los movimientos intestinales. Sin embargo, evite este remedio si está embarazada, ya que se cree que el consumo de este aceite induce el parto. Un exceso de aceite de ricino también podría provocar diarrea.

Recurrir a la terapia de enema ayurvédico (Basti)

El antiguo sistema del ayurveda utiliza la terapia de enema o basti no sólo para eliminar la materia fecal sino también para eliminar el ama (toxinas) de los tejidos. Esta terapia se considera útil para una serie de afecciones como el estreñimiento, la artritis y la gota.

Dependiendo de su constitución individual y de sus problemas de salud, su médico ayurvédico puede recomendarle un enema apropiado, como un enema untuoso (anuvasana) con ghee junto con aceites medicinales de hierbas o un enema no untuoso (asthapana) con una decocción de hierbas, algo de aceite y leche. El régimen de desintoxicación también suele incluir otros aspectos como la gestión de la dieta u otros procedimientos terapéuticos ayurvédicos como svedana (sudoración inducida).

También se puede realizar un enema en casa para limpiar el colon. Suele realizarse con una solución salina en una bolsa con una punta de plástico unida a ella. La punta cónica del tubo se coloca en el ano y el líquido se vacía en el recto levantando la bolsa, dejando que la gravedad haga el resto. Esto debería aflojar las heces, provocar una contracción de los músculos rectales y ayudar a eliminar los residuos. Pero aunque los kits de enema caseros son fáciles de conseguir, lo mejor sería hacerlo sólo si un médico te lo sugiere. Recuerde que hay posibles efectos secundarios cuando no se hace correctamente.

La irrigación colónica sólo puede ser realizada por profesionales

Durante la irrigación colónica, se introduce agua caliente en el recto a través de un tubo para expulsar los residuos de los intestinos. El agua limpia el colon y los residuos salen a través del tubo. El proceso puede durar entre 30 y 45 minutos y, a diferencia de un enema que utiliza una pequeña cantidad de líquido, ¡se pueden pasar unos 60 litros de agua por el colon durante este tiempo! A veces también se pueden añadir infusiones de hierbas a esta agua. No se recomienda para aquellos que tienen una infección, una condición inflamatoria como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, presión arterial alta, enfermedad renal o problemas del corazón. También debe evitarse durante el embarazo.

La limpieza de colon nunca debe hacerse sin el consejo de un médico

Hoy en día, la limpieza de colon mediante enemas, laxantes e irrigación colónica tiene defensores muy acérrimos en todo el mundo, pero ha habido algunas reacciones negativas sobre los posibles efectos secundarios y las dudas sobre su eficacia. Los críticos dicen que el cuerpo es capaz de eliminar las toxinas y la materia fecal de forma natural y que no hay que forzar la situación. Además, si no se hace bien, la limpieza de colon con técnicas invasivas puede tener una serie de efectos secundarios, desde dolor abdominal y náuseas hasta desequilibrio electrolítico e insuficiencia hepática y renal. Por otro lado, aunque todavía no haya mucha investigación científica al respecto, las personas que defienden la limpieza de colon informan de beneficios que van desde la pérdida de peso hasta la mejora del tono de la piel y la función intestinal.

¿La conclusión? Aunque no todas las personas necesitan una desintoxicación de colon con regularidad, se ha visto que algunas personas que luchan contra la mala salud intestinal o las alergias se benefician. Por ejemplo, se ha comprobado que las prácticas de limpieza de colon, como los enemas, alivian el estreñimiento. Entonces, ¿hay un camino intermedio que puedas seguir? Sí, diga un firme «no» a la limpieza de colon aleatoria o indiscriminada. Y busque siempre la orientación de un profesional antes de probar técnicas más invasivas.