Salud

¿Debe tomar CoQ10 para la presión arterial alta?

Una de cada tres personas adultas tiene la presión arterial alta. Eso se traduce en millones de personas y no parece que este problema vaya a desaparecer pronto. Si está luchando por mantener su presión arterial alta bajo control, los remedios alternativos como la CoQ10 pueden estar ya en su radar. Pero, ¿es esta coenzima todo lo que se dice? A continuación le explicamos cómo funciona y qué puede hacer por usted.

La coenzima Q10 tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y vasodilatadoras

La coenzima Q10, CoQ10 o ubiquinona es una sustancia que se encuentra de forma natural en el cuerpo. Su cuerpo la necesita para la producción de energía y el metabolismo. Ayuda a mejorar la función mitocondrial y protege sus órganos y tejidos gracias a sus propiedades antioxidantes. Además, su potencial antiinflamatorio lo convierte en una opción prometedora para las enfermedades neurodegenerativas relacionadas con el envejecimiento, el síndrome metabólico e incluso algunos problemas de salud cardiovascular. Cuando se trata de asuntos del corazón y del sistema circulatorio, parece que sus propiedades vasodilatadoras podrían ser beneficiosas también para controlar la presión arterial.

La CoQ10 podría ser capaz de reducir la presión arterial sistólica y diastólica

Según múltiples investigaciones, parece que la CoQ10 tomada por vía oral podría tener un impacto directo en la presión arterial.

En un estudio, los pacientes con presión arterial elevada (por hipertensión arterial esencial) que tomaron dosis de tan sólo 50 mg de CoQ10 dos veces al día durante tan sólo 10 semanas observaron un descenso tanto de la presión arterial sistólica (PAS) como de la diastólica (PAD). Mientras que la PAS bajó a 146,7 ± 4,1 mmHg (desde 164,5 ± 3,1 mmHg), la PAD descendió a 86,1 ± 1,3 mmHg (desde 98,1 ± 1,7 mmHg).

Un estudio sobre pacientes diabéticos descubrió que la toma de dosis de 100 mg de CoQ10 dos veces al día ayudaba a reducir la presión arterial y también mejoraba el control glucémico en la diabetes de tipo 2 en 12 semanas de suplementación diaria.

Otra revisión de varios estudios descubrió que, por término medio, la toma de CoQ10 provocaba una reducción de la PAS de hasta 17 mmHg y de la PAD de 10 mmHg.

La CoQ10 podría reducir la PA al favorecer la vasodilatación y prevenir la acumulación de placa

Existen múltiples teorías sobre cómo la CoQ10 podría ayudar con la hipertensión. Algunos sugieren que la CoQ10 puede ayudar a estimular la producción de un potente vasodilatador llamado prostaglandina prostaciclina, que inhibe la agregación plaquetaria, relajando los vasos sanguíneos y facilitando el flujo de sangre, lo que podría ayudar a reducir la presión arterial.

Dado que la CoQ10 también puede ayudar a inhibir la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad, un factor que interviene en el progreso de la aterosclerosis, podría ralentizar la acumulación de placas, lo que aliviaría aún más la presión arterial. También reduce la viscosidad de su sangre, otra característica que podría ayudar con sus propiedades antihipertensivas.

La CoQ10 podría reducir su dependencia de los medicamentos antihipertensivos

Tomar CoQ10 podría ayudar a mejorar su presión arterial hasta un punto en el que incluso podría requerir menores cantidades de medicación. Según un estudio, cuando los pacientes con hipertensión recibieron dosis diarias de CoQ10 de unos 225 mg al día junto con sus fármacos antihipertensivos, observaron una mejora significativa tanto en su presión arterial sistólica como diastólica. La mejora del estado funcional fue gradual pero constante y significó que muchos pudieron reducir lentamente el tratamiento farmacológico antihipertensivo en el transcurso de 1 a 6 meses. En general, alrededor del 51% de los pacientes pudieron dejar completamente entre 1 y 3 de los fármacos que tomaban. Por término medio, esto ocurrió unos 4 meses después de empezar a tomar la CoQ10. El hecho de poder reducir estos medicamentos junto con la mejora de su salud se tradujo en una mejor calidad de vida, así como en una menor carga económica por tener que tomar dichos medicamentos.

Los niveles de CoQ10 pueden ser bajos en las personas con enfermedades cardiovasculares

La presión arterial alta es un factor de riesgo para los problemas cardíacos y la CoQ10 también puede desempeñar un papel en este caso. Las células cardíacas tienen grandes necesidades de energía y también son mucho más sensibles y vulnerables a cualquier tipo de deficiencia de CoQ10. Las personas con enfermedades cardiovasculares tienden a tener niveles más bajos de esta provitamina y hay algunas pruebas de que podría ser beneficiosa si tiene problemas de salud cardiovascular. A medida que se envejece, es probable que los niveles de CoQ10 disminuyan, por lo que algunos expertos sugieren el remedio para los mayores de 50 años. Las personas que toman estatinas también pueden ver disminuir los niveles naturales de CoQ10 en su organismo, por lo que también es potencialmente beneficioso para este grupo.

Las propiedades antioxidantes de la CoQ10 y su capacidad para contrarrestar el efecto de los daños causados por los radicales libres hacen que sea especialmente importante asegurarse de consumir suficiente CoQ10. Los daños causados por los radicales libres y el estrés oxidativo son responsables de los problemas cardíacos y de las enfermedades coronarias.

Pero se necesita más investigación sobre la CoQ10 para establecer su impacto

Aunque los resultados obtenidos hasta ahora sobre la capacidad de la CoQ10 para contrarrestar la hipertensión arterial han sido alentadores, los expertos advierten que se necesitan más ensayos bien realizados para respaldar estas afirmaciones. Por otro lado, según otros investigadores, existen pruebas de calidad moderada que sugieren que la coenzima no ayuda realmente a reducir la presión arterial. También citan un «riesgo de sesgo inaceptablemente alto» en los estudios que sí sugieren sus beneficios para la hipertensión. Por lo tanto, serán necesarios más ensayos para establecer el potencial de la CoQ10 en la reducción de la presión arterial. Hasta entonces, no se puede recomendar ninguna dosis específica que asegure beneficios concretos para la hipertensión.

Dicho esto, muchos expertos avalan que la CoQ10 puede considerarse un suplemento dietético seguro. Si decide probarlo después de consultar a su médico, esto es lo que debe saber sobre la dosis de CoQ10 para la hipertensión en los estudios. Los estudios en animales indican que consumir CoQ10 a razón de 12mg/kg/día debería estar bien. Otros estudios confirman que un adulto típico de 55 kg podría tolerar hasta 660 mg al día de CoQ10. La mayoría de las personas la toman como un suplemento de entre 90 mg y 200 mg de media, por lo que no debería haber ningún riesgo de toxicidad o efectos secundarios adversos. Su dosis puede ser mayor dependiendo de su estado de salud actual, su peso y su historial médico. Se sabe que algunos expertos sugieren dosis de 200-300 mg para obtener efectos de reducción de la presión arterial.

El consumo de CoQ10 puede tener algunos efectos secundarios leves

Aunque no se conocen efectos secundarios importantes de la toma de CoQ10 en las dosis indicadas anteriormente, algunas personas podrían tener una reacción alérgica al antioxidante y aparecer erupciones cutáneas alérgicas. También podrían experimentar pérdida de apetito, náuseas o vómitos. Algunas personas tienen diarrea o malestar estomacal al consumir la coenzima como suplemento. Si tiene estos problemas, puede consultar a su médico para obtener otras alternativas o modificar la dosis con su ayuda. También se advierte que podría interactuar con la presión arterial existente y la medicación anticoagulante y también los medicamentos de quimioterapia, así que asegúrese de dar a su médico un aviso.

Otras formas naturales de reducir la presión arterial

Aunque los suplementos como la CoQ10 podrían ser una forma de controlar la presión arterial, todavía se están investigando. Lo que sí sabemos con certeza es que hay cambios específicos en el estilo de vida y formas naturales de controlar la presión arterial o de ayudar a bajarla. He aquí algunos cambios sencillos que puede hacer:

Adelgace un poco. El sobrepeso puede aumentar el riesgo de hipertensión.

Deje de fumar. Es un factor de riesgo de hipertensión.

Haga ejercicio. Realizar 150 minutos de actividad física a la semana puede marcar la diferencia.

Reduzca el consumo de alcohol. Al igual que el tabaco, el alcohol puede elevar la tensión arterial.

Encuentre formas de combatir el estrés. Organiza y planifica mejor tu vida, pero también apúntate a meditación o yoga o practica técnicas de relajación por tu cuenta en casa.

¡Precaución! La CoQ10 no es un sustituto de la atención médica

Por supuesto, si necesita reducir rápidamente su presión arterial porque es excesivamente alta, puede ser necesaria la medicación principal. Si está experimentando una crisis hipertensiva, no espere a recibir atención médica: se trata de una emergencia y necesita tratamiento urgente en el hospital. Compruebe si hay signos de advertencia como

Dolor en el pecho
Dificultad para respirar
Debilidad
Adormecimiento
Problemas de visión
Dificultad para hablar

Consulte a un médico lo antes posible para ver si necesita alguna medicación si su presión arterial es constantemente elevada, especialmente si corre el riesgo de sufrir otros problemas de salud. Si ya está tomando medicación para la tensión arterial, no deje de tomarla. Complemente el tratamiento con remedios alternativos como la CoQ10 después de hablar con su médico y debería estar en camino de controlar su problema de hipertensión.